I got you, babe

Últimamente, ya sea en el coche, en mi casa o en la radio, acaba sonando I got you babe, sí, la de Sony y Cher, una cosa tremenda, oye…

Y no me ha sucedido un par de veces, no, ya van unas cuantas, como seis ó siete en el último mes y, claro, el tema empieza a ser preocupante…

Cada vez que comienza a sonar, chas, la quito… y digo para mis adentros:

-Lagarto, lagarto, lagarto, lagarto- cuatro veces sí, así ha de ser, si lo digo tres seguro que la neutralización no funciona y si no funciona algo terrible ocurrirá y un apocalipsis zombie llegará. Y ¡siiiii! todo será por mi culpa, porque no dije lagarto cuatro veces, y tendré unos remordimientos atroces durante toda mi vida y por la calle la gente dirá: ¡fue ella, fue, ella! con sus dedos acusadores y me llamaran la Walking Dead… ¡que viene la Walking Dead! y los niños huirán aterrados y Godzilla se quedará corto a mi lado y, y, y….

-Vuelve nena, vuelve- Ok. Sigo.

El caso es que esta mañana al arrancar el coche para ir a trabajar, zas, I got you babe, na-na, na-na, y  digo:

-Joderrrr, atrapada en el tiempo, el día de la marmota, soy como Bill Murray pero en rubia. Me encanta la peli, me encanta Bill, no entiendo mucho de marmotas, sinceramente, mi hermano y yo sólo tuvimos un hámster bipolar que nos mordía y nos hacía polvo la vida…. así estoy, con unos traumas que alucina vecina…

El caso es que visto lo visto, he decidido que esto ha de ser una señal y la he escuchado enterita. Aún no sé qué tipo de señal, pero he de asumirlo y aceptar que quizás este tema sea la banda sonora de mi verano, o, quién sabe, de esta nueva etapa de mi vida.

Es todo como muy extraño y desconcertante. Últimamente recibo señales por todos lados. La otra noche, riéndome con una amiga en mi nueva casa, le puse tanto ímpetu a la carcajada que al echarme para atrás en el sillón, plas, el pico de la ventana del salón me sacudió con fiereza en  la cabeza. El golpe fue tan brutal que casi acabo trepanada, así como si nada, o con un traumatismo cráneo ence-fálico severo que, bueno, no me importaría, la verdad, pero sólo para un rato, claro, que estoy muy bien sola, que a esto a mi me mola.

Volviendo al golpe. Mi amiga, que es muy buena pendona (sí, tú, sí) se empezó a reír, y yo a llorar y a reírme al mismo tiempo (soy mujer, puedo hacerlo) Ella me decía:

– ¡Ponte hielo, ponte hielo!- y claro, una que es rubia, que está descojonándose y que no acostumbra a beber vino blanco porque le da a la cerveza, pues ¿qué hizo?: abrir el congelador, coger la hielera entera y plantársela a modo de tocado de Ascot,  en la cabeza. ¿Y qué hace una amiga buena pendona? Pues foto y al Face.

Fue un hostión antológico, algo extraordinario. Ahora, un chichón a lo Mortadelo se alza sobre mi coronilla pero… ¿y qué? menudas risas, fue todo una maravilla…

Por suerte no sonó I got you babe, na-na,na-na, hubiera sido demasiado humillante, pero sé que volverá a sonar, lo sé y también se cuándo, dónde y cómo:

Esta tarde, en mi nueva casa, con mi hijo en brazos, estrenando soltería, partidos de la risa, dándonos besos, haciéndonos cosquillas, na-na, na-na….

*Luego pongo foto (o no…)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s