El Otoño en Madrid

He recuperado una entrada acerca del Otoño que escribí hace tiempo en mi antiguo blog: “A la sombra de un sauce”.

Un día decidí matarlo, sí, matarlo, aniquilarlo. Necesitaba cambiar de espacio, de rutina, de árbol. Ya no me venía bien y a las cosas que no me vienen bien las mato, o las acaricio y las despido con cuidado, o las meto en un tupper y lo lanzo al espacio, no pierdo tiempo en lo que no me viene bien, el tiempo es un regalo, no puede una desperdiciarlo.

Os la dejo por aquí. Espero que os guste.

***********************************************************

Llevo toda la tarde en modo perezoso. Estoy tan perezosa que hasta me he tenido que mirar la mano, varias veces, para comprobar que no tenía tres dedos, como un oso perezoso, sino cinco.

Las tardes de otoño en Madrid son así: vagas, lentas, aletargadoras. Si te fijas, hasta las hojas de los árboles caen despacio, sin prisa, bailando un minué con el viento.

En las tardes de otoño madrileñas la gente llega diez minutos tarde a sus citas, toman más café para no olvidar que la semana tiene siete días y hasta los atascos duran más.

Si caminas rápido Gran Vía arriba el viento te corta la cara y te obliga a disminuir el paso. Si aparcas el coche en Tudescos, el ticket se estropea y debes pagar en caja. Si decides tomarte una cerveza en Casa Labra, probablemente haya una cola enorme y debas esperar al invierno para quemarte la lengua con una croqueta de bacalao.

En Callao te chocarás con más personas de lo habitual. En El Gaucho los chorizos criollos tardarán un rato más en estar en su punto. En el MAC de Fuencarral no quedarán lápices de ojos Phone Number porque volaron un día en que un remolino otoñal entró en la tienda y pegó con más violencia de lo esperado.

Todo esto es lo que hace que ame el Otoño. Frena nuestro reloj para que nos detengamos y no dejemos de admirar su color. Frena nuestro frenético caminar para que abramos los ojos y no miremos sólo a nuestros pies. Probablemente sea mi estación preferida del año, probablemente, hasta que inventen otra…

*****************************************************************

*Por cierto ¿aún estamos en Otoño? Paso de calendarios, de relojes, de horas y de estaciones. Las vivo, con eso me vale.

*Si alguna vez detectáis una falta de ortografía en algún post, decídmelo. Jamás las paso por el corrector. Soy una chunga.

Sushi Q.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s