Efímeros

Somos efímeros…

Mi hijo de cuatro años dormido en mi cama; Totoro, Thomas Jerry, Kanta, cojines y almohadas le resguardan.

Yo, en la cocina disfrutando de mi infusión de raíces de jengibre y canela. La probé en Camboya hace ya largo tiempo, me encandiló y ya no me separo de ella.

En Camboya los niños se te agarran de la ropa, te venden su sonrisa, una sonrisa que no es la de un niño como el mío.

Te venden su alma, les sonríes, te sientes impotente, culpable, mala. Les das caramelos, jabones… y te sonríen, pero es una sonrisa vacía, vacua.

Somos efímeros, como mi taza de jengibre y canela de esta noche.

Somos efímeros pero podemos aportar algo: Una sonrisa, un no desprecio, un abrazo de los de verdad a alguien que sólo tiene como amiga a su soledad.

Podemos hacer poco y mucho. Podemos sonreír, escuchar, observar sin prejuicios. Podemos hacer mucho bien y mucho mal, yo elijo lo primero ¿y vosotros?

Somos efímeros, todos acabaremos del mismo modo, da igual las partidas de ajedrez que juguemos con la muerte *

¿Por qué no compartir un poco de nuestra ‘efimeridad’ (si esta palabra existe) con aquellos que no tienen ni por donde empezar?

*https://es.m.wikipedia.org/wiki/El_séptimo_sello