Las verdades no existen

Llueve y siempre que llueve mis ojos se achinan y mi cuerpo se destensa.

No entiendo a la gente que no ama la lluvia, pero la respeto.

Supongo que cada uno nacemos amando u odiando algo ya de serie.

Hay gente de agua, tormentas y otoño (como yo) Hay gente de sol, calor y agosto.

Odio el agosto. No odio a los agostados. No se me ocurriría.

Se puede ser de sal sin tener que gustarte el tequila. A mí me gusta la lluvia y el morado del cielo antes de estallar en tormenta.

Mi hijo no ve el cielo morado justo antes de llover, él lo ve gris. Nos entendemos. Nos llevamos bien, nos amamos.

Uno puede ser de arena, otro de canela y jengibre. El truco es no imponer, no acallar, no creerse poseedor de la verdad absoluta.

Las verdades absolutas no existen, existen las mentiras piadosas. La única verdad que concibo es esta, el ahora, este ratito en el que mientras llueve escribo sin que nadie me mire, ni me frene, ni tan siquiera me lea.

La única verdad que concibo es aquella que no mira mal a las mentirijillas y que se deja hacer cosquillas en la barriga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s