Catorce días

Por razones que no vienen al caso, el otro día eliminé mi cuenta de Facebook.

Qué puta locura ¿no? ¡Borrarme de Facebook!

Años y años compartiendo fotos, viajes, añadiendo y borrando amistades. Recordatorios de Facebook que no quiero recordar porque hay personas que se fueron y duele leerlas porque ya no volverán.

Se acabó.

¿Eliminar cuenta?

Sí.

Zas.

Adiós.

Ah no, espera, mensajito:

Hemos recibido tu solicitud para borrar tu cuenta de forma permanente. Tu cuenta ha sido desactivada del sitio y será eliminada definitivamente dentro de 14 días.

Tengo 14 días para retractarme y volver a la secta con la cuenta indemne ¡qué buenos son que me la mantienen! ¡Y gratis!

14 días..

-Sé fuerte, Sushi, sé fuerte (como diría aquél)

Supongo que lo tienen todo estudiado, te dan 14 días… 14 días para que te desintoxiques, respires y vuelvas aún con más ganas y sintiéndote más guay, como liberada, como si volvieras de motu propio pero en realidad no decides tú, son ellos que te han dado un plazo y saben o esperan que cumplas.

Pues no, no voy a volver, desde que dejé de ver la tele mi número de pulsaciones por minuto ha descendido. No voy a volver, mantendré Twitter, me gusta informarme y no quiero que mis pulsaciones bajen tanto que el pulsióximetro no me detecte… es simplemente justicia poética, romanticismo, prefiero perderme en mis libros, en los rayos de sol que se cuelan en el salón mientras abrazo a mi hijo, en mis series y películas clásicas y raras, que es lo único que de verdad me engancha.

Ayer se rompió mi caldera, la placa se quemó, 300 pavos de arreglo… obsolescencia programada.

Esto es igual: te hartas, te quemas, llegas al punto de ser hiper mega dependiente, decides abandonar pero… ¡tachán! El técnico de Facebook llega y… ¡te regalan 14 días para arrepentirte! (tras la obsolescencia programada aún hay esperanza)

Me he salido de todo, necesito respirar. Adiós Face, adiós grupos de WhatsApp que muchas veces se convierten en escenarios de guerras civiles sin sangre pero encarnizados. Adiós Instagram. Prefiero desayunar en Dublin, en Temple Bar sin tener que detenerme para hacer una foto del Greasy Spoon que me voy a zampar y automáticamente subirlo a una red social ¿para qué? Para nada.

14 días… no sé cuantos me quedan y me importa un huevo. Seguro que antes de que se cumpla el plazo aparece algún mensaje por algún lago para que vuelva al redil y me recuerden que sin Facebook no se puede vivir.

Pues sí se puede, sí se puede y creo que hasta se debe.

Por supuesto todo son opiniones, mis opiniones, subjetivas, cada cuál decide y elige su dosis de droga y el nivel de drogadicción al que está dispuesto a llegar.

Yo tuve una época en la que estaba enganchada a programas del corazón, a ‘Pasión de gavilanes’ y a revistas que ahora veo y digo: ¡fus fus, fuera, fuera! Poco a poco me di cuenta de que todas esas cosas en realidad no me gustaban, no me aportaban…

No digo que lo mío sea mejor, pero es lo mejor para mi.

Me retiro.

Los que me conocéis bien sabéis dónde encontrarme. Una llamada es más bonita, más directa, más romántica.

14 días… Joder ¡qué liberación, en serio, qué puta liberación!

*Foto de la placa de mi caldera quemada (como yo)

-Sushi Q.

‘No sabía que ponerme y me puse bohemia’

‘Por cada minuto que estás enfadada pierdes 60 segundos de felicidad’

‘Llueve, pero soy un solete’

‘No sabía que ponerme y me puse contenta’

…………………………………………………………..

Estoy hasta los cojones’: esta es mía.

Pues sí, hasta los cojones (hasta el coño ya estuve y si pincháis aquí podéis leerlo, gracias) harta de que Mister Wonderland me diga que sonría cuando a lo mejor lo que quiero es llorar, llorar hasta reventar.

‘Por cada minuto que estás enfadada pierdes 60 segundos de felicidad’

Venga, voy a ponerme contenta…

-¡Uy qué felicidad, ya me siento mejor! (poniendo las manitas así, como Faemino y Cansado)-

Pero vamos a ver ¿y si quiero estar enfadada el tiempo que haga falta? ¡Dejadme en paz, coño!

‘Llueve pero soy un solete’.

Joder, llueve ¡qué bien! ojalá caiga una buena tormenta, limpie de contaminación el cielo, bese y amamante al suelo…

‘No sabía que ponerme y me puse contenta’

Pues no, a lo mejor ese día no sabía que ponerme y me puse rabiosa y me desahogué haciendo deporte, sudando como una cerda mientras sonaba Metallica y después me di una ducha con música relajante super zen de la muerte y entonces sí que me sentí feliz y de puta madre…

No quiero ser feliz porque me lo vendáis, no quiero una venda en los ojos, no soy La Justicia. Quiero y puedo ser feliz por mis propios miedos, sí, miedos. Cuando venzo un miedo me siento feliz y no necesito una taza de desayuno que me diga:

Sonríe, la vida puede ser maravillosa’

¡Que sonría tu puta madre (con perdón) a las 6.30 de la mañana! Yo quiero 5 minutos más, 10 minutos más, dos días más…..pero si casi no tengo fuerzas, por las mañanas, de desnudar una magdalena…

La vida puede ser maravillosa (o no) o sí, a ratos, mientras me como un trozo de queso a pequeños bocados…

La vida muchas veces es una mierda, un dolor, una congoja inmensa y negarlo nos hace cómplices de nuestra desgracia. Aceptémoslo. Echar de menos es sano (eso es porque has sentido amor, creo yo) tener una sonrisa perpetua, a toda costa, porque hay que ser feliz es antinatura y además corres el riesgo de que se te desencaje la mandíbula.

Soy una tía alegre. No soy feliz, estoy feliz y no siempre, sólo a ratos…Me vale, me mola, ya.

La felicidad enlatada es una lata, lo único enlatado que me encanta son las sopas Campbell’s de Andy Warhol, bueno, y tampoco, están asquerosas, estéticamente una delicia, su sabor una desdicha.

¡Viva la felicidad sin enlatar!

¡Viva el llorar de risa porque te sale sólo, sin ninguna taza que te lo diga!

No sabía que ponerme y me puse coleta.

No sabía que ponerme y me puse bohemia.

Sushi Q.