La nostalgia no abriga

Hace mucho tiempo que no se de Nick; desde la última vez. Era de Chicago, vino a España a aprender el idioma. Nos conocimos y surgió una amistad maravillosa de la que hoy no queda nada.

Pasábamos las noches enteras por Malasaña. Quedábamos en el Palma 3, nos pedíamos dos chupitos de tequila y unas cervezas e intercambiábamos idiomas. Éramos two peas in a pod, como decía él.

Por mi cumpleaños me regaló un CD doble de Aretha Franklin, compartíamos gustos musicales similares. Lo compró en Madrid Rock, donde los jevis de Gran Vía, donde ahora hay una tienda de ropa sin encanto con música ratonera.

Fueron dos años de amistad sincera, risas y noctambulismo.

Volvió a Chicago, le dejé en Nuevos Ministerios y, al mirar hacia atrás a través del retrovisor, le vi chascando los dedos al ritmo de la canción que acabábamos de escuchar en mi coche: Don’t play that song. Nos dimos un abrazo, me dijo que no llorara y nada más.

En breve voy a Chicago. No son vacaciones es un viaje de trabajo. Un viaje breve pero cansado e intenso.

Me gustaría tener tiempo para visitar y ver todas aquellas cosas de las que me hablaba en el Palma 3 mientras nos bebíamos la Luna.

No le echo de menos. No he tratado de ponerme en contacto con él. Hay gente que solo está de paso en nuestra vida. Es bonito mientras dura, pero cuando se acaba, lo mejor es cortar y no meter pasados en presentes sólo por sentir nostalgia y abrigarse con ella. La nostalgia es bonita en las películas, en los libros… permitir que nos envuelva y dejarnos llevar por ella puede herir a tu presente incluso a veces de muerte.

Tendemos a ensalzar los pasados como algo bello, obviamos lo malo.

Nick no me produce nostalgia, tampoco esos años de conocer americanos, ingleses, australianos y perdernos por Madrid hasta las mil. Lo recuerdo todo con una nitidez asombrosa, con cariño, pero no lo echo de menos. Trato de enfocarme en el presente. Únicamente echo de menos a aquellos que se fueron, sobre todo a los que lo hicieron antes de tiempo y de manera brutal. Estrellas en el cielo.

A la vuelta de mi viaje, que será un poco Road movie pues comenzará en Minneapolis y acabará en Chicago, abrazaré a mi hijo y le contaré que en Chicago está el enorme Lago Michigan y que por Minneapolis pasa el río Mississippi.

Le diré que cuando sea mayor viaje, conozca, viva, pero que no se ancle, que continúe con su mochila pero que vaya vaciándola, en cada parada, para acoger a nuevas personas, lugares y experiencias.

Os dejo esta maravilla de canción y el recuerdo de Nick chascando los dedos y tarareándola aún plasmado en mi retrovisor. Siempre que la escucho me acuerdo de él, pero no es nostalgia, la nostalgia no abriga, es simplemente algo que fue y ya no es.

Sushi Q.

https://youtu.be/rsMGHzOQrps

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s