Sí, señora

Ayer estuve de cumple con mi hijo en un parque de bolas. Todo ok, lo de siempre: niños locos, Coca Cola para todos, luces de colores y padres haciendo que se lo pasan bien mientras apuran latas de Mahou como cabrones…

Una hora, hora y cuarto, tarta, regalos… venga, ya queda menos, dos horas ¡nos vamos!

Iba yo monísima, todo sea dicho: vaqueros ajustados, botas de pelito y un jersey ideal comprado hacía poco que me sentaba fenomenal. Tengo 41 pero joer, pues estoy bien, muy bien, qué coño… sigo con el cumpleaños…

-Hijo, vámonos, bonito, ponte las zapas, el abrigo y a casa.

De repente, así muy loco todo, se forma una cola de niños y me quedo, junto con el fotógrafo, atrapada entre ellos y las redes que contienen las bolas. El fotógrafo se encarama a un tobogán y logra salir ileso pero yo, para no montar el espectáculo, pues nada lo hago de manera más civilizada, como una madre, y no como un mono (aunque hubiera preferido hacerlo como un mono)

-¿Hijo, me dejas pasar?- le digo dulcemente a uno de los niños allí apostado.

Me mira de arriba abajo y me contesta todo educado:

-Sí, señora.
-¿Señora? ¿perdona? ¿señora, me has llamado señora? ¡Señora!…

(aquí se va a liar….bufff, señora)

Le aparto, le miro mal, no le escupo porque está por ahí el fotógrafo…paso, le vuelvo a mirar mal y pienso: Puto niño de los cojones, a la salida te espero…

Teniendo en cuenta que los que siempre dicen la verdad son los borrachos y los niños ¿he de asumir este nuevo rol señorial que me han asignado o debo pensar que el niño ese era hipermétrope y necesitaba gafas?

Me quedo desolada y me entra mucha rabia y como ganas de llorar o quemar contenedores o quitarle su bolsa de chuches de un zarpazo ¿será hijo puta…?

Estoy a un tris de ir a hablar con sus padres para decirles que qué clase de educación le están dando a su hijo que no sabe lo que es una MILF, pero claro, pienso, lo mismo ellos tampoco tienen ni idea…

Salimos de allí una amiga, su hijo, el mío y yo:

-Tía, qué me ha llamado señora…

Ella riéndose, yo lamentándome, los niños sudando como pollos y la noche, la noche helada y gélida…

La vida 🤷‍♀️

*Benditos niños. Bendita inocencia 💜

Sushi Q.

La lógica de la razón pura

He vuelto a cambiar de color de uñas… Siempre que varío de perfume o color de uñas es que algo, dentro de mi, se está fraguando. Como soy rubia pues no me entero así mucho pero por dentro, mi inconsciente (sí, las rubias somos unas inconscientes) me dice: eh, nena, estoy tramando algo…

El sábado mi hijo me dejó flipada; le disfracé de pirata y nos convertimos en navegantes de un enorme barco que resultó ser mi cama.

-¡A la orden, mi capitán!- le espeté (de casa Tarradellas)

-¡A la orden, mi capitana!- me respondió con firmeza.

-¡Toma ya, muy bien! le dije. ¡Lenguaje inclusivo!- y chocamos las manos.

A ver, con 5 años no sabe que leches es eso de inclusivo pero le pregunté:

-Hijo ¿por qué has dicho mi capitana? y me contestó:

-Porque yo soy el capitán y tú, la capitana.

Punto y final. Más claro, agua.

Ayer, coloreando, tuvimos otro diálogo así curioso:

-Hijo cada día lo haces mejor, no te has salido nada.

-No me he salido ni un perique (es su manera de decir que no se ha salido nada, me parto)

-Mamá, tú tampoco te has salido, eres una buena dibujanta…

(¡Joder, otra vez! dije para mis adentros llena de emoción y perplejidad ¡estoy creando un monstruo feminista de la hostia!)

-Yo soy dibujante y tú, dibujanta…

-Pues claro hijo, así es…

Y continuamos coloreando y disfrutando como si nada. Cuando las cosas están claras y no necesitan explicación ¿para qué seguir hablando…?

Ojala la lógica aplastante y pura de los niños se metiera dentro de las cabezas deconstruidas y rancias de algunos mayores; el mundo sería más mejor y todos seríamos muy mejores amigos…

Por la noche, niño dormido, decidí que mi color de uñas ya no me representaba. Dejé a un lado el color coral que me ha acompañado estos dos últimos meses y me las pinté de un rojo intenso apasionado, como la pasión que siento por mi hijo y su lógica pura y arrolladora de niño de cinco años…

Sushi Q.