De Quantico y la lluvia

No sé qué hora será ahora mismo en Quantico (Virginia), pero sé que odio ver salir el arco iris después de una tormenta.

El arco iris lo estropea todo, es como el final feliz de una comedia romántica. Es el beso, el puñetero beso. Paradójicamente, me encantan las comedias románticas, no todas, claro, pero las que lo hacen me calan mucho y muy húmedo… ¡uy! volvamos a la tormenta y al puto arco iris.

Pues eso, que lo estropea todo, lo mata, pone paz… acaba con el desvarío de los rayos, con el estruendo de los truenos, con la locura de la lluvia enrabietándolo todo con sus baquetas salvajes…

Una vez, cumplí treinta y cuatro años en Guilin (China). Digo una vez sabiendo que estoy siendo pleonásmica pero me apetecía aclararlo por si alguien pensaba que tenía siete vidas como un gato. De momento, solo tengo una y, además, soy alérgica a los gatos. No sé qué hora será ahora mismo en Quantico (Virginia), pero sé que odio a los gatos.

Sigo con mi cumple…

Pues allí estaba, tomando una cerveza Tsingtao maravillosa cuando, ¡oh milagro!, comenzó a llover de una manera arrebatadora, estrepitosa, furiosa… La terraza donde me encontraba colapsó en cinco minutos, todo se llenó de agua, ríos de agua y yo estaba encantada. Fue uno de los cumpleaños más felices que recuerdo, y y no por la compañía, sino por la lluvia, que lo llenó todo de Magia y Vida.

Al día siguiente recorrí el Río Li en barco hasta Yangshuo. El río estaba marrón, tenía una fuerza titánica. El barco estaba lleno de chinos del interior, hablando en chino cerrado (como en chino granaíno) y comiendo cosas chinas.

Me miraban de arriba abajo, observaban mis pies, mi pelo rubio y, cuando se percataron de que no mordía y que estaba descojonándome, comenzaron a fotografiarse conmigo, por turnos, claro, muchos chinos en aquél barco oriental, demasiados…

No sé qué hora será en Quantico (Virginia), pero sé, casi con total seguridad, que mi foto cuelga de alguna pared de un salón oriental, que odio a los gatos, que sin lluvia muero (y morirse teniendo una sola vida es una putada) y que en aquel viaje a China el arco iris no salió, jamás salió…

Sushi Q.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s