Cachitos

Enrollé los toldos para que el otoño entrara, jamás pongo barreras al otoño, hacerlo me parecería un ejercicio de maldad extrema y yo de maldad no entiendo.

La lluvia llegó, el viento de la sierra lo removió todo, la maceta que rezaba: ‘I will survive’ se precipitó contra el suelo y murió. Ahí continúa, desmembrada, hecha cachitos.

Los cachitos son muy importantes. La vida está compuesta por cachitos de cosas. A veces, los cachitos conforman collages atemporales que atesoras para no perder la cuenta de los días, de las horas.

Ya no acumulo, dejé de hacerlo el día que comprendí que acumular solo sirve para ocupar espacio. Suena a banalidad pero así es y yo digo las cosas como son, como las siento, como las padezco.

Antes coleccionaba cosas inservibles, materiales, físicas, ahora solo conservo cachitos, recuerdos, nada que ocupe un espacio real y tangible en mi vida.

Pienso que amontonar cosas amontonables resta espacio a lo que va llegando, a lo nuevo, a lo que ladra, a lo estrepitoso, a lo silencioso.

Los cachitos son otra especie, a esos no los reciclo. Los cachitos sois vosotras: mis amigas. Los cachitos sois vosotros: mis niños, mi familia, mis soledades.

Deshacéos de lo que no sean cachitos. Agarráos a lo importante. La vida ya se encarga de reciclar aquello que no conmueve, no ladra, no chirría y no corta el aliento…

Sushi Q. (Llena de cachitos, pensamientos locuaces y tonterías a mansalva)

2 comentarios sobre “Cachitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s